sábado, 7 de septiembre de 2013

Y harán lo mismo.

Grítale a un niño cuando algo no te guste
y hará lo mismo.
Ensucia tu calle con papeles y colillas, con latas de refresco y con basura,
y él hará lo mismo.
No visites a tus padres y mayores, disfruta de tu tiempo sin ninguna atadura,
y el niño hará lo mismo.
Critica a tus amigos, tus hermanos y parientes. No calles lo que sientas ni comprendas a los demás,
y tu niño hará lo mismo.
No vayas a Misa los domingos, no cumplas tus promesas de la boda ni con las del día en que lo bautizaste,
él te imitará y hará lo mismo.
Nunca abras un libro ni te formes, ya sabes todo lo que debías aprender,
y hará lo mismo.
No pagues tus impuestos, no cumplas las normas ni lo que prescribe la sociedad ¿Para qué hacerlo si nadie lo hace?
Pero recuerda que él hará lo mismo.
Disfruta del momento, carpe diem, con la televisión, con las carreras, prensa del corazón...
él hará lo que tú, hará lo mismo.
No pienses en los demás, piensa en ti mismo, bastantes obligaciones tienes ya en tu vida:
No te reproches nada, porque él hará lo mismo.

No guardes cola en el supermercado, que esperen los demás, no cedas el paso a una mujer o un anciano, no esperes a tu vecino para que suba al ascensor ni aguantes la puerta para que meta en el portal la bolsa. Si quieres gritar una noche en la calle no pienses en el descanso de los demás.

Los niños son esponjas: Harán lo mismo.

No participes en la vida de tu comunidad, la gente es muy pesada. Demuestra las diferencias de tu clase social, porque tu eres mejor que tanta gente...
Un día será mayor, y hará lo mismo.

No respetes el mundo, olvídate de la naturaleza, no comas sano, no hagas ejercicio...
No intentes que el mundo sea mejor.
No seas responsable.
No te quejes.
Se dócil.

Un día estarás sólo en un mundo sin modales, sin creencias, sin tradiciones, sin relaciones, serás viejo y ya estarás cansado. No te arrepientas de nada de lo que ha pasado.

Ellos harán lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario